La magia del desierto: San Pedro de Atacama

Si todavía no has definido tus destinos para este verano, Chile sería una opción de ocio completa para los amantes de aventura y naturaleza. Desde playas y paisajes desérticos, hasta bosques refrescantes y montañas únicas, el país andino es una fuente de contrastes capaces de satisfacer hasta los requisitos más exigentes. Si tu campamento base es Santiago de Chile, una opción para pasar un fin de semana sería viajar a San Pedro de Atacama, un oasis en el medio del desierto más árido del mundo.

Desde Santiago, la opción más fácil es coger un vuelo de dos horas aproximadamente a Calama y de ahí contratar un servicio de traslado a San Pedro de Atacama.

El primer objetivo de la visita serían los Geysers del Tatio, el campo geotérmico más alto del mundo, localizado en la Cordillera de Los Andes a más de 4.000 metros de altura. Para disfrutar plenamente de este espectáculo natural, hay que partir de madrugada (alrededor de las 4.00) y estar en la cima entre las 6.30 y las 9.00, que es cuando la presión atmosférica genera enormes columnas de vapor que brotan desde la tierra. El contraste resultante entre la cordillera y el azul intenso del cielo es imposible de expresar en palabras.

Otra visita obligada es el Valle de la Luna, pasando por la Cordillera de la Sal. La vista panorámica del Valle de la Muerte no tiene comparación. La excursión continúa con la visita a la duna mayor y al monumento natural de sal Las Tres Marías. Y para coronar un día de intensas sensaciones, un atardecer mágico, con vistas privilegiadas del valle.

Para los que prefieren el turismo idiosincrático, el trayecto debe incluir Machuca, un pueblo atacameño dedicado al pastoreo, con sus praderas, patos y gaviotas andinas. También Toconao, con su iglesia y el campanario que datan del siglo XVIII. Por la tarde, se recomienda visitar la Reserva Nacional Los Flamencos que ofrece un espectáculo inigualable, un verdadero cuadro de colores reflejados en el agua, completado por las siluetas de los flamencos.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *